Nerro

A pesar que no creció con nosotros, que llegó grande y criado, se adaptó y sintió en casa desde el primer día que estuvo con nosotros.
Siempre agradecido y muy cariñoso; pegote de lo cariñoso que era.

Gracias por el tiempo con nosotros, Nerro. Muy buen viaje.

Ella te va a extrañar un montón, sin duda, se lo pasaban juntos. Pero estará feliz de haberte conocido.